La Ciudad Inmortal

Archivo para la Categoría "HISTORIA"

¡Viva la hispanidad de Cataluña!. ¡Viva España Libre!

spain

 

¡Viva la hispanidad de Cataluña!. ¡Viva España Libre! “¿pero qué se puede hacer con un idiota que se cree diferente en un país en el que todos somos diferentes y pretende que su diferencia es diferente a la de los demás?“. Erasmo
 

 

Verán ustedes, no lo puedo llevar con resignación, por más que lo he intentado. La verdad es que nunca he soportado a los mequetrefes con poder, pero con los años la tolerancia se va consumiendo, y los aguanto menos.

Hoy se celebran referendums de juguete en Cataluña, que nos han traído los Reyes Magos de la Generalitat anticipadamente, Montilla, Carod y Saura, porque en el nordeste español hay mucho niño nacionalista que lleva esperando toda su vida que le hagan un DNI con cuatro franjas y en catalán, para que sus representantes puedan seguir comiendo del erario público, mientras realizan la conversión al catalanismo de todos los españoles residentes en su tierra, o si no que se vayan, y esto ocurre en pleno siglo XXI.

A esta orgía de ignorancia se ha sumado, como no, Papá Zapatero que trae una sentencia extraconstitucional favorable al Estatut bajo el brazo, en su trineo tirado por burros catalanes, porque sus alcaldes amiguitos del Partido Socialista de Cataluña, precisamente hoy se han reunido también para proclamar que representan al 75 % de Catalunya y que ellos quieren el Estatut como está, así que ya puede el pérfido Tribunal Constitucional darles la razón porque si no son capaces de llorar de pena.

A mí, personalmente, toda esta representación teatral me parece muy hermosa, encaja perfectamente en la magnífica muestra de ignorancia que el Gobierno español nos está ofreciendo. ¿Sería lo mismo Zapatero sin Cataluña y su Estatut?, por supuesto que no, porque un imbécil redomado, necesita una redomada imbecilidad para erigirse como supremo sacerdote del ridículo patrio.

No se acaban de enterar de que no cuela, pero yo lo repito, insisto y persisto, me gusta hacerlo, ver como en este blog no se atreven a escribir ya ni nacionalistas, ni socialistas, porque cuando lo hacen los chuzos les caen de punta lanzados en forma desabrida por los comentaristas habituales, ya ni siquiera intentan vender la alfombra mágica de sus sueños, para realizar ese espléndido viaje nacionalista a ninguna parte.

El problema sigue siendo el idioma español, que los catalanistas no acaban de entender. Dedico estas cosillas para los patrocinadores de los referenda, y los representantes de los ciudadanos españoles residentes en Cataluña, que han decidido sencillamente robarles su soberanía individual.

La primera, autonomía es una forma de organización política de la administración del Estado, al igual que el término “nacionalidades” –otra forma eufemística y relativa de denominar las autonomías- que nada tiene que ver con la Nación, porque la nacionalidad “in sensu estricto” es una condición que exclusivamente se puede obtener por nacimiento o adscripción legal cumpliendo los requisitos establecidos, y no por jugar a la democracia de monopoly. En fin, la nacionalidad como condición de pertenencia para este país es exclusivamente la española, ni la vasca, ni la catalana, ni la de los jugadores de petanca.

La segunda es que una cosa es la ciudadanía y otra muy diferente, la soberanía. Los españoles, como pueblo soberano, decidimos al mismo tiempo hacernos ciudadanos, todos iguales y libres, pero esa condición que se define con claridad meridiana en nuestra Constitución, estos tarugos que convocan consultas populares y festivas, no la quieren entender. Si los catalanes son ciudadanos con derechos constitucionales es por que son españoles, no por ser catalanes, pero una legión de imbéciles ignorantes nacional-socialistas prefieren seguir creyendo en sus supuestos delirantes hechos diferenciales, que por cierto sólo ellos ven algo, que nos orienta hacia su imprecisa salud mental.

La tercera es la que más me gusta, España es una mezcla singular de gentes y culturas, que pueden seguir siendo diferentes al tiempo que se acepta que todas son de igual rango y condición humana, porque gracias a ser españoles y tener una magnífica Constitución, un murciano no es más que un asturiano, ni un gallego que un catalán, ni un vasco que un castellano, ni un madrileño que un andaluz, pero al mismo tiempo todos y cada uno somos diferentes dentro del común, no más diferentes, igual de diferentes, TODOS IGUAL DE DIFERENTES, esto es ESPAÑA. Esta cuestión no la pueden entender los catalanistas y los socialistas, porque no distinguen lo que es un agregado de lo que es un conglomerado, su percepción totalitaria de la realidad se lo impide.

En un agregado todo el mundo tiene asegurada su propia identidad, pero no por pertenecer a un determinado territorio, ni por vivir en una definida creencia, ni por integrarse en una específica clase social, ni por sus habilidades, ni por su inteligencia o su ignorancia, sino por una condición singular: ser españoles, lo común y lo diferente al mismo tiempo. Un contrato social establecido en 1812 por los Padres de nuestra Patria cono el pueblo español soberano del que todos los españoles formamos parte, igual parte, no diferente parte, y que hemos logrado mantener contra invasores, reyes absolutistas, iglesias proselitistas, y todo tipo de fundamentalistas y fanáticos disfrazados de salvadores.

Pluralidad queridos amigos, eso es España, una condición imprescindible para vivir en libertad fuera de la opresión de todos los que pretenden convertirnos en conglomerados absurdos en su beneficio o interés.

Pobres idiotas convocadores de referenda, solicitadores de refrendo para su estatut desde la unidad socialista, no se dan cuenta de que ser catalán es una forma de ser español, como cualquier otra, ni diferente, ni singular, ni privilegiada, ni extraordinaria, una más tan solo. Resulta patético contemplar a estos homogeneizadores totalitarios querer hacer un catalán ideal y homogéneo a estas alturas de la historia, a la medida de sus intereses, como si los catalanes fueran todos iguales como salchichas o hamburguesas industriales, un rebaño de borregos en busca de pastor que los conduzca al matadero de la historia. ¡Hay que ser idiotas y arrogantes!.

Pobres imbéciles que piensan que los españoles somos homogéneos, como si ser español no fuera una condición nomotética que permite la idiosincrasia propia de los seres humanos, sin necesidad de etiquetar y estabular a los ciudadanos como el ganado.

Lo dije al principio y lo repito, no soporto a los mequetrefes con poder, porque si al menos fueran malvados, como decía Cipolla, habría materia para discutir, ¿pero qué se puede hacer con un idiota que se cree diferente en un país en el que todos somos diferentes y pretende que su diferencia es diferente a la de los demás?, nada, no se puede discutir nada, lo único que se puede hacer racionalmente es apiadarse de las víctimas, que por no atreverse a decir, alto y claro, ¡Viva España Libre de sinvergüenzas!, ahora se tienen que tragar una dictadura de indigentes intelectuales, sobrealzados por el destino en forma de urna, a un poder que no se merecen representar.

¿Para cuándo se piensa convocar una manifestación en la Diagonal barcelonesa en defensa de la condición española de Cataluña?. ¿Un espectáculo de banderas españolas ondeando al viento como cuando “la roja” fue campeona de Europa, o es que eso no ocurrió? ¿A qué coño tenéis miedo catalanes españoles residentes en Cataluña?. Las hienas de la política esperan vuestra agonía última para hincaros el diente, demostradles de una puñetera vez que sois españoles enfrentándoos a ellos, ¿a qué esperáis, a que os hagan “fuet” estos “chorizos” que viven cómodamente de vuestro silencio y paciencia?.

Una señal a vuestros compatriotas y nos los comemos vivos, que este pueblo es muy caníbal cuando la cuestión se lo merece, venga, ánimo, que tenemos ganas y somos muchos.

¡Viva España Libre!. ¡Viva la hispanidad de Cataluña!

Enrique Suárez Retuerta
un ciudadano español que no renuncia a su soberanía

Anuncios

GRANDES ECONOMISTAS DEL SIGLO XX – MILTON FRIEDMAN

Dentro de un mes se commemorara el fallecimiento de Milton Friedman.

friedman07b-709498

Milton Friedman (1912-2006)

Premio Nobel 1976 nobel_25.gif (2335 bytes)

Uno de los más importantes economistas de la segunda mitad del siglo XX. Premio Nobel de Economía en 1976 “por sus resultados en los campos del análisis del consumo, historia y teoría monetaria y por su demostración de la complejidad de la política de estabilización.”Friedman fue un monetarista. Propuso resolver los problemas de inflación limitando el crecimiento de la oferta monetaria a una tasa constante y moderada. Economista empírico, era especialista en estadística y econometría. Defensor del libre mercado, fue el más conocido líder de la Escuela de Chicago debido, en parte, a que sus escritos son muy fáciles de leer por el hombre de la calle. Se opuso al keynesianismo en el momento de máximo apogeo de éste, en los años cincuenta y sesenta.

Su explicación de la demanda de dinero (1956) es bastante más elegante, completa y contrastable que muchas anteriores. Para Friedman, la demanda de dinero es función de la proporción entre la riqueza humana y no humana, el tipo de interés nominal, la inflación esperada, el nivel de precios real, la función de preferencia del dinero ante otros bienes y, naturalmente, de la renta. Pero a diferencia de Keynes, Friedman, más centrado en dar una explicación a largo plazo, considera la renta permanente; es decir, el valor actualizado a fecha actual de los capitales futuros originados de un stock de riqueza dado. Stock que engloba no sólo aspectos cuantitativos o materiales, sino también cualitativos.

Otra gran aportación de Friedman es la revisión de curva de Phillips, de inspiración keynesiana, que relaciona inversamente niveles de paro e inflación. Considera Friedman que el paro sería voluntario de no ser por la existencia de una tasa de paro natural, la NAIRU (non accelerating inflation rate of unemployment), consecuencia de las limitaciones impuestas por gobiernos y otras instituciones públicas. Un ejemplo de ello es la prohibición de ciertos tipos de contratos. Cuando un gobierno intenta disminuir el paro por debajo de esa tasa natural mediante políticas monetarias muy expansivas, a corto plazo puede conseguirlo. Pero los agentes económicos se acaban dando cuenta de que, si con iguales salarios hay inflación, ven menguada su capacidad de adquisición de bienes y servicios. De tal modo que descuentan ese efecto, y en la próxima revisión de sus contratos elevarán sus salarios al alza, lo que incita a un nivel de paro mayor. Por tanto, no se logra reducir la tasa de paro de partida, y además se produce una variación mayor del nivel de precios. Así, todo intento sistemático por parte de los gobiernos de reducir el paro acaba creando inflación sin resolver el desempleo. Incluso puede haber un punto a partir del cual la curva de Phillips se torne en una curva de pendiente positiva, de tal modo que paro e incremento de inflación estén ligados. Eso sucedió en las crisis del petróleo de los años 70, situación que la teoría keynesiana era incapaz de explicar.

En consecuencia, el éxito de la intervención de los gobiernos es muy limitado, y lo que deben de hacer es eliminar las restricciones que impiden que la tasa de paro natural se instale en una cota más reducida. Con este análisis Friedman consiguió tres importantes logros. El primero de ellos, dar una explicación anticipada a lo que después sucedería con las crisis del petróleo. El segundo, demostrar que la política monetaria tiene efectos reales (sobre el empleo) a corto plazo, pero a largo plazo sólo tiene efectos nominales (sobre los precios). El tercero, sentar las bases de posteriores desarrollos basados en la hipótesis de expectativas racionales, y no adaptativas como hasta entonces. Este tema es algo en lo que trabajó mucho su colaborador Edmun S. Phelps que, treinta años después de Friedman, también fue premiado con el Nobel. De manera que, a pesar del tiempo transcurrido, la validez del razonamiento de Friedman sigue estando muy vigente.

Friedman consideraba que, al igual que una política monetaria expansiva puede crear crisis económicas, una política restrictiva también puede ser perjudicial, mediante una deflación de precios. Así lo puso de manifiesto en 1963 cuando publicó, junto a Anna Schwartz, un voluminoso tomo llamado “A Monetary History of the United States, 1897-1958”. Donde argumenta que la Gran Depresión fue consecuencia de la implantación de políticas equivocadas por parte de la Reserva Federal.

Defensor de la libertad individual, propugnó medidas de corte liberal. Una de ellas fue el establecimiento del bono educativo, en la idea de incentivar la demanda educativa según las preferencias de los padres. Propuso la flexibilización de precios, desregulaciones y privatizaciones, sistemas de pensiones individualizadas, la legalización del consumo de drogas y de la prostitución. Defendió la abolición del servicio militar obligatorio, de los salarios mínimos y del seguro social. En el terrero fiscal ideó el impuesto sobre la renta negativo, de tal modo que se subvencionara a las rentas más bajas. Se equivocó al augurar que el euro jamás llegaría a existir, y cuando dijo que la Unión Monetaria ya conseguida aguantaría pocos años.

Friedman nació en el barrio neoyorquino de Brooklyn el 31 de julio de 1912. Fue el cuarto y último hijo de una familia humilde formada por Sarah Ethel y Jeno Saul Friedman, inmigrantes judíos procedentes del centro de Europa, aunque nunca les faltó para comer. Su padre murió teniendo Friedman 15 años. A pesar de ello, y debido al gran esfuerzo económico realizado por su familia y él mismo costeándose sus estudios, Friedman cursó Economía en la Universidad Rutgers (New Jersey) y obtuvo el doctorado en la Universidad de Columbia en 1946. Fue alumno de Simon Kuznetzs y Arthur Burns. Trabajó como economista para varias agencias federales en la ciudad de Washington de 1935 a 1940 y de 1941 a 1943. En 1968 presentó su tesis. Profesor de la Universidad de Chicago desde 1946 a 1976. También dio clases en las universidades de Wisconsin, Princeton, Columbia y Stanford. En 1977 se jubiló de su labor docente.

Investigador del National Bureau of Economic Research, de 1937 a 1981. Miembro del Partido Republicano, fue asesor económico, entre otros, de Richard Nixon, Ronald Reagan y George W. Bush. Presidente de la American Economic Association en 1967. En 1947 funda junto aHayek y otros la sociedad “Mont Pèlerin”, de la que fue elegido presidente en 1972. Fue consultor en la puesta en marcha del Plan Marshall. Desde 1977 hasta su muerte, fue Senior Reserarch Fellow en el instituto Hoover de la Universidad Stanford. También perteneció a la American Philosophical Society y la National Academy of Sciences.

En 1938 se casó con la también economista Rose Director Friedman, a la que conoció cuando ambos estudiaban en la Universidad de Chicago en una clase impartida por Jacob Viner. Juntos crearon la Milton and Rose D. Friedman Foundation for Educational Choice. También firmaron conjuntamente varios libros.

Asesoró a multitud de gobiernos, muchos de los cuales aplicaron sus propuestas. Tan popular como polémico, mantuvo diversas apariciones en multitud de medios de comunicación orales y escritos hasta el final de sus días. Escribió en la prestigiosa revista “Newsweek” (1966-1984).

En 1980, la cadena pública de televisión estadounidense PBS emitió una serie de diez capítulos, escrita por el propio Friedman, llamada “Free to choose”. Tuvo gran éxito y fue traducida y emitida en español. Existe publicación impresa de un libro con el mismo nombre, escrito por Milton y Rose, también con notable acogida.

Entre sus condecoraciones, cabe destacar la Medalla John Bates Clark(1951), la Medalla de la Libertad (1988) y la Medalla Nacional de la Ciencia (1988). Recibió títulos honorarios de distintas universidades de EE.UU., Japón, Israel o Guatemala, así como la Grand Cordon of the First Class Order of the Sacred Treasure, otorgada por el gobierno japonés en 1986.

Friedman-Bush

La foto corresponde al homenaje dado a Friedman por George W. Bush, con motivo de su 90º cumpleaños. A su lado, su mujer Rose. Foto: AP. Tomada de http://www.eltiempo.com

Falleció a causa de un ataque cardiaco el 16 de noviembre de 2006, a los 94 años de edad, en un hospital próximo a la ciudad de San Francisco, donde residía desde finales de la década de los años 70. Fue sobrevivido por su esposa Rose y por su dos hijos: Janet (coautora de algunos de sus libros) y David, reputado profesor. Debido a su longevidad, en el momento de su fallecimiento, tenía cuatro nietos y tres bisnietos. Tras su muerte su familia pidió que, en lugar de recibir flores o regalos, todas las aportaciones deseadas se destinadran a la Milton and Rose D. Friedman Foundation.

De acuerdo a sus deseos, Milton fue incinerado y sus cenizas fueron esparcidas en la Bahía de San Francisco.

El lector interesado en Friedman puede consultar su autobiografía en la página de la Fundación Nobel, o leer la obra autobiográfica de Rose y Milton Friedman “Two Lucky People”. Asimismo existen multitud de artículos, vídeos, entrevistas y páginas web dedicadas a Friedman disponibles en Internet.

Texto de Juan Carlos Mtnez. Coll y Pablo Miró Rocasolano

ENLACES INTERNOS

· Friedman: nueva formulación de la teoría cuantitativa – Nuevo liberalismo: Milton Friedman – Monetarismo neoliberal: moneda de uso común, Capítulos de la tesis doctoral de José de Jesús Rodríguez Vargas La Nueva Fase de Desarrollo Económico y Social del Capitalismo Mundial

· La curva de Phillips a largo plazo según la explicación de Milton Friedman (presentación Power Point):www.eumed.net/cursecon/ppp/Friedman-phillips.ppt

· La tesis de Friedman, capítulo de la tesis doctoral deRoberto Gómez López EVOLUCIÓN CIENTÍFICA Y METODOLÓGICA DE LA ECONOMÍA

· Milton Friedman. La Reserva Federal y la Regla MonetariaUna crítica a Friedman –  La regla monetaria aplicada por la Reserva Federal, capítulos de la tesis doctoral de Adrián Osvaldo Ravier Formación de capital y ciclos económicos

· Mano invisible, corazón vistoso (o dos tipos de liberal: Friedman vs. Bush), capítulo de la tesis doctoral de Diego Guerrero ECONOMÍA NO LIBERAL

· La Teoría Monetaria y el Problema de la Estabilidad de la Economía Capitalista, capítulo de la tesis doctoral deYoandris Sierra Lara La Transición al Socialismo en las Condiciones del Capitalismo Subdesarrollado Contemporáneo

· El monetarismo, capítulo de la tesis doctoral de Elies Furio Blanco LOS LENGUAJES DE LA ECONOMÍA

ENLACES EXTERNOS

· Vídeos de todos los capítulos (íntegros) de la serie de Friedman “Libre para elegir” (traducidos al español y para descargar a PC):

o El poder del mercado

o La tiranía del control

o Anatomía de la crisis

o ¿Quién protege al trabajador?

o ¿Quién protege al consumidor?

o ¿Cómo permanecer libres?

o ¿Qué está mal en nuestras escuelas?

o Creados iguales

o ¿Cómo curar la inflación?

o De la cuna a la tumba

o ESPECIAL: Historia de un lápiz

· Entrevistas a Milton Friedman:

    • Impresas

    • En vídeo

· Milton and Rose D. Friedman Foundation:http://www.friedmanfoundation.org/

Obras

Sacado de http://cepa.newschool.edu/het/profiles/friedman.htm

  • “Utility Analysis of Choices Involving Risk” with L. Savage, 1948, JPE.
  • “A Monetary and Fiscal Framework for Economic Stability”, 1948, AER.
  • “Some Comments on the Significance of Labor Unions for Economic Policy”, 1951, in D. McC. Wright, editor, The Impact of the Union. New York: Harcourt Brace.
  • “Commodity-Reserve Currency”, 1951, JPE
  • “The Expected-Utility Hypothesis and the Measurability of Utility”, with L. Savage, 1952, JPE
  • “The Methodology of Positive Economics” in Friedman, 1953 (excerpts)
  • Essays in Positive Economics, 1953.
  • “The Quantity Theory of Money: A restatement”, 1956, in Friedman, editor, Studies in Quantity Theory.
  • A Theory of the Consumption Function, 1957.
  • “The Supply of Money and Changes in Prices and Output”, 1958, in Relationship of Prices to Economic Stability and Growth.
  • A Program for Monetary Stability, 1959.
  • “The Demand for Money: Some theoretical and empirical results”, 1959, JPE
  • “The Lag in Effect of Monetary Policy”, 1961, JPE
  • Capitalism and Freedom, 1962.
  • “Should There be an Independent Monetary Authority?”, in L.B. Yeager, editor, In Search of a Monetary Constitution
  • Inflation: Causes and consequences, 1963.
  • A Monetary History of the United States, 1867-1960, with Anna J. Schwartz, 1963.
  • “Money and Business Cycles” with A.J. Schwartz, 1963, REStat.
  • “The Relative Stability of Monetary Velocity and the Investment Multiplier in the United States, 1898-1958”, with D. Meiselman, 1963,  in Stabilization Policies.
  • A Reply to Donald Hester“, with D. Meiselman, 1964, REStat
  • “Interest Rates and the Demand for Money”, 1966, JLawE
  • “What Price Guideposts?”, in G.P. Schultz, R.Z. Aliber, editors,Guidelines
  • “The Role of Monetary Policy: Presidential Address to AEA”, 1968, AER
  • “Money: the Quantity Theory”, 1968, IESS
  • “The Definition of Money” with Anna J. Schwartz, 1969.
  • The Optimum Quantity of Money and Other Essays, 1969
  • “Comment on Tobin”, 1970, QJE
  • Monetary Statistics of the United States: Sources, methods. with Anna J. Schwartz, 1970.
  • “A Theoretical Framework for Monetary Analysis”, 1970, JPE.
  • The Counter-Revolution in Monetary Theory. 1970.
  • “A Monetary Theory of National Income”, 1971, JPE
  • “Comments on the Critics”, 1974, in Gordon, Milton Friedman and his Critics.
  • Monetary Correction: A proposal for escalation clauses to reduce the cost of ending inflation, 1974
  • “Comments on Tobin and Buiter”, 1976,  in J. Stein, editor,Monetarism.
  • Inflation and Unemployment: Nobel lecture“, 1977, JPE.
  • Free to Choose: A personal statement, with Rose Friedman, 1980
  • “Interrelations between the United States and the United Kingdom, 1873-1975.”, with A.J. Schwartz,, 1982, J Int Money and Finance
  • Monetary Trends in the United States and the United Kingdom: Their relations to income, prices and interest rates, 1876-1975with Anna J. Schwartz, 1982
  • “Monetary Policy: Tactics versus strategy”, 1984, in Moore, editor, To Promote Prosperity.
  • “The Case for Overhauling the Federal Reserve”, 1985,Challenge
  • “Has Government Any Role in Money?” with Anna J. Schwartz, 1986, JME
  • “Quantity Theory of Money”, in J. Eatwell, M. Milgate, P. Newman, editors, The New Palgrave
  • The Case for Free Trade” with Rose Friedman, 1997, Hoover Digest
  • George J. Stigler, 1911-1991: Biographical Memoir“, 1998, at NAS (pdf version)
  • Two Lucky People, with Rose Friedman.

Fuente: www.eumed.net

Extraido de: http://saulisaias.blogspot.com/2009/10/grandes-economistas-del-siglo-xx-milton.html

Pierre Joseph Proudhon, el azote de Marx

proudhonPierre Joseph Proudhon, llega a este mundo, en una pequeña ciudad del Franco Condado, el 15 de enero de 1809; la familia que le recibe en su casa de Chasnans,que posiblemente haya sido una comuna, es humilde pero relativamente independiente; su padre trabaja como autónomo, haciendo cerveza y toneles para contenerla. Su madre es cocinera.

Los laboriosos padres de Pierre Joseph, lograron acumular cierta cantidad de dinero, más por su esfuerzo que por especulación, lo que les permitió adquirir algunas tierras, pero nunca lograron medrar mucho más que la mayoría de sus convecinos, ni tampoco lo pretendieron.

El padre de Pierre Joseph tenía sus propias ideas, y consideraba que hacerse rico era algo indigno, por lo que decidió vender su cerveza al precio que le costaba hacerla, más un salario moderado que él mismo se asignaba por su trabajo. En su pueblo había una vida comunitaria muy desarrollada.

Besançon, la patria de Victor Hugo, que había llegado al mundo siete años antes que Pierre, era por entonces un lugar tranquilo en el que se fabricaban relojes que competían con los suizos, y la mayor parte de sus vecinos se dedicaban a labores agrícolas, oficio que también ocupó a nuestro personaje, que fue pastor de bueyes, al tiempo que ayudaba a sus padres en la hacienda familiar.

Los habitantes del Franco Condado de aquella época, se caracterizaban por tener su propia interpretación de la ciudadanía, tal vez por la historia de tributación a las abadías, que eran abundantes en aquella zona francesa. Desde la Edad Media, se venían desarrollando diversos proyectos cooperativos.

Había una tradición en actividades comunitarias, quizás por la proximidad de Suiza, con unos conceptos muy singulares sobre el trabajo, la propiedad, el mercado, el justiprecio, y la justicia social. No en vano, Fourier, otro de los socialistas utópicos franceses, al que Proudhon conoció y del que recibió gran influencia, también procedía de estas tierras.

Por concesión de becas, otro hito de su pequeña patria, Pierre, inicia sus estudios en el Colegio Real de Besançon, donde recibe la Beca Suard, que le permite proseguir los estudios de bachillerato que no pudo concluir por problemas económicos.

En su época de estudiante, había aprendido hebreo, y se había dedicado al estudio de la Biblia, con la finalidad de rebatirla, según sus exegetas. Entra a trabajar en una imprenta, donde se hace tipógrafo. Esto le permite conocer a Fourier, otro de los socialistas utópicos franceses, que también procedía de estas tierras y del que recibió gran influencia.

Proudhon comienza a escribir artículos y panfletos hacia 1835. Pero no es hasta 1838 cuando concluye su primer trabajo literario importante sobre el tema de las categorías gramaticales, Essai de grammaire générale, con el que obtiene un premio de la Academia de Besançon, por el que recibe una beca durante 3 años que le permite trasladarse a París (aunque le fue retirada posteriormente, al publicar su trabajo sobre la propiedad).

Cuando llega a la capital francesa, conoce a numerosos activistas políticos y revolucionarios. Escribe una obra en la que estudia la celebración del domingo, desde una perspectiva social e histórica.

“LA PROPIEDAD ES EL ROBO”

Su genialidad y su reconocimiento emergen en 1940, al publicar un ensayo titulado, “¿Qué es la propiedad?”, al que contestaba con el conocido aforismo de Brissot: “la propiedad es el robo” . París acoge a Proudhon ese mismo año, precedido de su fama como renovador social, que le llega a proporcionar incluso reconocimiento internacional.

Durante los dos años siguientes, se dedica a prolongar este primer trabajo, y publica dos memorias más sobre el mismo tema. Estas obras, además de proporcionarle notoriedad, especialmente tras el apoyo recibido por el economista Blanqui, también le trajeron acusaciones de conspiración contra el Estado, por las que fue juzgado en 1842, resultando absuelto.

Decir que la propiedad era un robo en 1840 en la Francia de mediados del siglo XIX, era cuando menos arriesgado. Sin embargo, Proudhon no hace simplemente un alegato revolucionario, también desarrolla una argumentación sociológica.

Considera que aceptar la propiedad como un derecho natural es una contradicción, el propietario se atribuye unas riquezas que por orden natural deberían ser comunes, pues Dios creo este mundo y por lo tanto es su único propietario.

TRABAJO Y PROPIEDAD

La apropiación incontrolada de los medios de producción por parte de algunos, puede llegar a destruir la libertad y la igualdad de oportunidades de todos, hay que evitar que algunos usurpadores pueden acaparar los instrumentos necesarios para el trabajo, que son limitados.

Si los trabajadores necesitan alquilar estos instrumentos a sus propietarios, se establece un “derecho de aubana”, una especie de arancel sobre el trabajo, que impide que los trabajadores lleguen nunca a ser propietarios.

Los medios de producción deben ser comunes; es legítimo, en cambio, poseer los frutos del trabajo, pues de no ser así, resultaría amenazada la independencia del trabajador. Por lo que el autor propone en nombre de esta independencia, la oposición vehemente a todo sistema socialista y comunista, que denunció como autoritarios

La teoría sobre el trabajo que elabora Proudhon es singular. Considera que si el trabajo individual y aislado recibe un salario justo, no comprende por que al realizarse en conjunto con otros trabajadores sufre una devaluación, a pesar de incrementarse la productividad y los beneficios, por lo qué el empresario obtiene una plusvalía (“surplus”) de la explotación conjunta de los trabajadores, que debería, al menos, repartir con ellos, pero no lo hace.

SER LIBRES PARA SER IGUALES, NO IGUALES, PARA SER LIBRES.

Sin embargo, en su conjunto, Proudhon no demoniza a la propiedad, pues también considera que es consecuencia y causa de la libertad del individuo, que garantiza los derechos personales ante las presiones sociales y los poderes del Estado. Considera la propiedad, como una realidad antinómica, fuente de despotismos y libertades.

La propiedad que no deriva del trabajo propio introduce la desigualdad. Ésta debe eliminarse, y a este efecto los socialistas y comunistas introducen la autoridad, Pero con la autoridad se elimina la independencia. Proudhon, no está de acuerdo con estos principios.

La independencia de los trabajadores es una utopía que se consigue solamente en un estado de completa libertad, lo cual requiere un sistema de organización que concluya con el exhaustivo control del Estado. Se instaura de este modo el anarquismo, equivalente a la sociedad libre.

Proudhon, al contrario que otros pensadores revolucionarios, no proponía eliminar la propiedad, sino hacer a todo el mundo propietario, pues si todos fueran propietarios podrían garantizarse a sí mismos su propia libertad.

El Estado no debería participar en el reparto de los bienes, pero si regular la especulación y además proporcionar créditos “gratuitos”, para que los ciudadanos pudieran acceder a la propiedad.

RECHAZO DE LA AUTORIDAD DEL ESTADO

Puesto que se rechaza toda autoridad, hay que eliminar no solamente la humana, sino también la divina. El anarquismo lleva consigo el ateísmo. Sería erróneo, sin embargo, suponer que Proudhon predicaba el anarquismo como si fuese una especie de nihilismo.

La eliminación de la autoridad es una condición necesaria para la independencia. La dependencia es el mal. Hay que empezar, pues, por librar a los hombres del peso de la autoridad que se arroga el Estado. Éste es artificial, al contrario que la familia, no procede de un desarrollo natural y espontáneo.

EL MUTUALISMO

Proudhon forjó numerosos proyectos para hacer posible la liberación de la tutela a que se ven sometidos los trabajadores. Puesto que se descarta la autoridad del Estado y, en verdad, cualquier autoridad, es menester ver cómo es posible una organización comunitaria verdaderamente libre.

La base de esta organización es la idea mutualista, que no sólo sustituye todo orden autoritario, sino también todo individualismo caótico. La asociación según la mutualidad es un sistema de fuerzas libres donde hay derechos iguales, obligaciones iguales, ventajas iguales y servicios iguales, esto es, donde derechos, obligaciones, ventajas y servicios se compensan uno al otro libremente.

Se distingue de la mera competición en que no procura la ventaja del más favorecido o del más osado, sino un sistema de ventajas mutuas. Las comunidades organizadas por el mutualismo, se organizan federativamente, de modo que el sistema económico queda completado por un sistema político.

Tanto en el sistema mutual como en el federativo no hay transferencia de derechos a representantes en un supuesto régimen democrático de tipo liberal; transferir los derechos equivale a cederlos y, por tanto, a perderlos. Los derechos son propiedad de los ciudadanos y su representación, también

Posteriormente, hacia 1843, se traslada a Lyon, donde trabaja como empleado comercial, entrando en una sociedad secreta de trabajadores que pretendía hacerse con el control de los medios de producción de una forma revolucionaria, en las nacientes industrias francesas, y que eran conocidas como Fraternidades.

Proudhon conoce a Marx en un viaje que realiza a París, y también a otros revolucionarios como Mijail Bakunin, sobre el que influye considerablemente. En 1846 publica Sistema de las contradicciones económicas o filosofía de la miseria, en el que critica el autoritarismo comunista y defiende un estado centralizado peculiar, que posteriormente desarrollaría en su obra El principio Federativo (que se puede leer en fragmentos en Textos Ciudadanos).

Según Sorel, la enemistad entre Marx y Proudhon, también se transfiere a la metodología revolucionaria, en una carta escrita por Proudhon a Marx, el 17 de Mayo de 1846, rechaza la idea de provocar luchas sangrientas análogas a las de la Revolución Francesa, y se expresa de esta forma: «Tales me parece que son las disposiciones de la clase obrera de Francia: nuestros proletarios tienen tan gran sed de ciencia, que hallaría entre ellos desfavorable acogida al que no les ofreciese más que sangre para beber. En suma, que, a mi modo de ver, haríamos política detestable si hablásemos en tono de exterminadores; los medios de rigor ellos mismos se impondrán, por desgracia; el pueblo no necesita para ello de exhortación alguna»

LA IDEOLOGÍA DE PROUDHON

La ruptura de Proudhon con Marx, es considerada como el punto de partida simbólico de la larga disputa entre las tradiciones anarquista y comunista. Proudhon, influyó sobre el movimiento anarquista, y especialmente sobre Bakunin.

Elegido diputado en la Asamblea Nacional, en 1848, expuso y defendió sus ideas en la prensa, y especialmente en el periódico por él fundado, Le représentant du peuple –que cambió luego su título a Le peuple y, finalmente, a La voix du peuple–. En 1849 fue encarcelado, pero durante sus tres años de prisión siguió escribiendo y publicando

A Proudhon se le clasifica, según Palgrave, entre los socialistas por sus ataques contra la propiedad inmobiliaria; pero la verdad es que trató las doctrinas socialistas con tanta violencia como las doctrinas ortodoxas. No fue comunista, pues calificó de espantajo las doctrinas del comunismo, diciendo, además: “la comunidad aún está en el aire. Entre la propiedad y la comunidad, yo construiré un mundo (organización del crédito).

Tampoco fue socialista de Estado, puesto que afirmó que era una «lepra de la inteligencia francesa» la locura de apelar al Estado. Si algún nombre se ha de dar a esta doctrina es el de anarquismo; además, Proudhon fue el primero en usar esta palabra como expresión no de desorden o caos, sino, al contrario, de la forma más elevada y más perfecta de organización social, pues dijo: «Aunque soy amigo del orden, propiamente soy anarquista», y añade «La verdadera forma de gobierno es la anárquica.»

En 1847 regresa a París, donde fundó un periódico, Le Répresentant du Peuple. Marx, que estaba absolutamente obsesionado con rebatir la ideología de Proudhon, le responde en 1847 con su obra Miseria de la Filosofía, en la que trata de desbaratar, sin conseguirlo, los argumentos establecidos por el autor francés

Tras las revoluciones de 1848, fue elegido diputado en la Asamblea Constituyente, obteniendo su acta por el distrito de Sena, debido a la popularidad que habían adquirido sus radicales teorías. Como miembro de la Asamblea, lanzó diversas propuestas revolucionarias, aunque sin lograr el éxito con ninguna.

Una de sus iniciativas consistía en la fundación de un banco popular que concediera préstamos sin interés. También trató de fijar un impuesto sobre la propiedad privada. Publicó folletos donde matizó su anarquismo con la denominación de mutualismo, que promulgaba la unión, incluso financiera, de burgueses y obreros en una sola clase media

Su actuación parlamentaria fracasó por completo, como él mismo pudo reconocer al ser ignominiosamente rechazada su proposición en favor de un impuesto de un tercio sobre la renta, por lo cual no se volvió a oír su voz en la Asamblea. Desde entonces dedicó sus energías a las actividades propagandísticas.

DIPUTADO CONTRA SU MUNDO

En el periódico Le Peuple reanudó la campaña que empezara antes de su elección; en Représentant du Peuple, atacó a todo lo existente, incluso al príncipe-presidente, por lo cual se le persiguió y se le tuvo encarcelado por espacio de tres años.

Desde su encierro de Santa Pelagia, en donde gozaba de un régimen de favor, dirigía los periódicos Voix du Peuple y Le Peuple, y desde allí hizo, además, una gran edición de los folletos Idées révolutionnaires y Confessions d’un révolutionnaire, en los cuales expuso claramente sus teorías sociales revolucionarias y anárquicas.

Publicó Idée générale de la révolution au XIX siècle (1851) y preparó, para publicarla una vez recobrada la libertad, la obra Révolution sociale démontrée par le coup d’Etat (1852), en la que ofrece esta alternativa para el futuro: hay que elegir obligatoriamente entre la anarquía o el cesarismo.

Siguieron una serie de escritos en los que condensó todas sus ideas sociales y económicas. En el opúsculo Philosophie du progrés (1853) indicó un programa de publicaciones que no pudo dar a la estampa, publicando únicamente un Manuel du spéculateur à la bourse (1853), y Réforme des chemins de fer (1855).

Desde 1856 empezó una obra ambiciosa, Justice dans la Révolution et dans l’Eglise (1858), por la cual fue condenado a tres años de cárcel y 4.000 francos de multa, pero en realidad la condena le vino tras fundar un Banco del Pueblo, una sociedad comercial destinada a organizar la abolición del interés, la circulación gratuita de los valores y, por ende, la supresión del capital, tuvo que huir furtivamente de París, refugiándose en Bruselas, donde continuó su obra panfletaria escribiendo en el Office de Publicité artículos contra la propiedad literaria.

En 1860 es indultado y regresa a Francia, desde entonces su vida, aunque activa y dedicada a sus trabajos literarios, se desarrolla sin grandes alteraciones. En 1861, publicó La guerre et la paix, obra en la que justifica el derecho de la fuerza como derecho primordial de la Humanidad; considera la guerra como una consecuencia de los males económicos y del pauperismo y prevé la eliminación de la misma en la sociedad futura que, según él, ha de tener su fundamento en el trabajo.

En 1862, aunque ya se encontraba enfermo, la cuestión de la unidad italiana hizo que Proudhon volviese a la política. En dicha cuestión se pronunció contra la unidad y en favor de la federación, exponiendo al año siguiente sus ideas sobre esto en el tratado Principe fédératif (1863). Recibe elogios de Garibaldi.

En 1864 publicó en Le Messager de Paris, Nouvelles observations sur l’unité italienne, a la que siguió su última producción, Capacité des classes ouvrières, que influyó en la formación de la primera internacional, se publicó después de su muerte, tras una grave dolencia cardiaca, que acontece el 19 de Enero de 1865 en París, que influyó en la formación de la primera internacional.
Proudhon murió pobre, como había llegado al mundo, su familia se opuso a la suscripción pública que intentó abrirse en su favor, siendo, en febrero de 1870, trasladados sus restos al cementerio de Montparnasse. Catherine, su hija, se encargó de publicar sus cartas y memorias, en las que se distingue su excepcional honestidad como ser humano, y la defensa radical de su pensamiento y dignidad.

A sugerencia de un editor, Karl Marx escribió una larga carta con motivo de la muerte de su rival político, (al que evidentemente desprecia), que concluye con estas palabras:

“Proudhon tenía una inclinación natural por la dialéctica. Pero como nunca comprendió la verdadera dialéctica científica, no pudo ir más allá de la sofística. En realidad, esto estaba ligado a su punto de vista pequeño burgués.

Al igual que el historiador Raumer, el pequeño burgués consta de «por una parte» y de «por otra parte». Como tal se nos aparece en sus intereses económicos, y por consiguiente, también en su política y en sus concepciones religiosas, científicas y artísticas. Así se nos aparece en su moral e in everything.

Es la contradicción personificada. Y si por añadidura es, como Proudhon, una persona de ingenio, pronto aprenderá a hacer juegos de manos con sus propias contradicciones y a convertirlas, según las circunstancias, en paradojas inesperadas, espectaculares, ora escandalosas, ora brillantes.

El charlatanismo en la ciencia y la contemporización en la política son compañeros inseparables de semejante punto de vista. A tales individuos no les queda más que un acicate: la vanidad; como todos los vanidosos, sólo les preocupa el éxito momentáneo, la sensación.

Y aquí es donde se pierde indefectiblemente ese tacto moral que siempre preservó a un Rousseau, por ejemplo, de todo compromiso, siquiera fuese aparente, con los poderes existentes. Tal vez la posteridad distinga este reciente período de la historia de Francia

Ahora hago recaer sobre usted toda la responsabilidad por haberme impuesto tan pronto después de la muerte de este hombre el papel de juez póstumo”. (Carta a J. B. Schweitzer)

LO QUE QUEDA DE PROUDHON

Proudhon fue un impresionante escritor, sus obras completas llenan 37 volúmenes, sin contar los 14 volúmenes de Correspondencia. Las escribe todas, como sus artículos periodísticos, con gran rapidez, con una falta de método y un descuido del orden tales, que su lectura se hace verdaderamente dificultosa. Nada de esto es de extrañar si se tiene en cuenta el proceso de su formación intelectual. Las obras más importantes de Proudhon fueron vertidas al castellano por Pí y Margall, el principal divulgador, en España, de las ideas proudhonianas.

Palgrave en su Diccionario de Economía Política, se refiere a él en los siguientes términos: “«Escribió con tal ausencia de método y tal desprecio del orden, que la lectura de sus obras se hace aún más embarazosa para sus compatriotas que para los extranjeros. De aquí que se le lea muy poco. Amó la dialéctica y le gustaba jugar con las ideas como el prestidigitador; cambia y trastrueca los objetos más diferentes. Le gustaba hacer frases para captar la atención popular, antes que para expresar correctamente su pensamiento. Decía: «la propiedad es robo» y «Dios es el mal», pero en realidad admitía la legalidad de la propiedad y creía en la existencia de Dios.

Presumiendo de discípulo de Hegel (sin que conste que llegara a comprender al filósofo alemán), quiso elevar la contradicción a la altura de principio inconcuso, emitiendo constantemente tesis y antítesis, pero rara vez síntesis.

Retórico violento y no siempre leal, alteró pareceres aceptados y establecidos, y a pesar de su altiva máxima destruam et aedificabo, no construyó cosa alguna, no dejando detrás de sí ni un programa definido .ni una escuela que merezca el nombre de tal.»

No quedan ya hoy más que unas cuantas ideas esparcidas acá y allá, algunas de ellas profundas, otras incoherentes, muchas contradictorias. Karl Marx detestaba a Proudhon y le atacó sin piedad en su folleto Miseria de la filosofía, en respuesta al libro de Proudhon, Les contradictions économiques, al que éste puso por segundo título, Filosofía de la miseria.

Decía de él Marx, que era un burgués insignificante que oscilaba sin cesar entre el capital y el trabajo, entre la economía política y el comunismo. «La verdad es que no parece que haya verdadera analogía, sino todo lo contrario, entre el extremo individualismo de Proudhon y el colectivismo del socialista alemán.

Supone Proudhon que en organización económica actual, el valor no es proporcional, como debería, al trabajo y que la solución del problema social consiste en llegar a ésto, mientras que Karl Marx sostiene que el valor es necesariamente proporcional al trabajo y que en esto se funda la explotación capitalista, pues el capitalista impide la distribución equitativa»

TODOS FUERON SUS ENEMIGOS

Proudhon, ha encontrado a lo largo de la historia, enemigos por todas partes, no sólo en las clases acomodadas, sino en el proletariado, en la iglesia, en los funcionarios, en los bancos, en las fuerzas de orden público, en las monarquías y las repúblicas.

“en la mujer hay que asumir una dificultad inherente a su naturaleza que le impide ser sacerdotisa o jefa de la tribu. 96 días al año con reglas, nueve meses para cada preñez, una cuarentena tras el parto, doce o quince meses de lactancia y cinco años de cuidados del párvulo, o sea, un total de 7 años para un solo parto… Durante ese tiempo no puede trabajar, ha de ser mantenida… por su condición biológica se halla incapacitada para toda dirección política, administrativa, doctrinal o industrial” (La mujer. Estudio de filosofía práctica)”

Establece su definición del Derecho: “El derecho es para cada uno la facultad de exigir de los otros el respeto a la dignidad humana en su persona.”

Asocia la democracia a la libertad de forma indisoluble: “En una democracia, no se es en realidad ciudadano por ser hijo de ciudadano, para serlo, es en todo punto necesario e derecho, independientemente de la cualidad de ingenuo, haber elegido el sistema liberal”.

Se enfrenta una vez más a la autoridad: “los partidarios de la autoridad tienden a dejar la libertad, ya individual, ya local o corporativa, el menor lugar posible, y en su propio provecho, y en detrimento del pueblo, y por el contrario, los partidarios del régimen liberal tienden a restringir indefinidamente la autoridad, y a vencer a la aristocracia por medio de la incesante determinación de las funciones públicas, de los actos de poder, y sus formas”
Considera sobre las nacionalidades, lo siguiente: “todo Estado es anexionista por naturaleza. Nada le detiene en su marcha invasora, como no sea el encuentro con otro Estado. Los más ardientes apóstoles del principio de las nacionalidades, no vacilan en contradecirse, si lo exigen los intereses, y sobretodo, la seguridad de su patria”.

PROUDHON POR ESCOHOTADO

Mi admirado Antonio Escohotado, en su Filosofía y Metodología de las ciencias sociales, nos habla de Proudhon de la siguiente forma: “fue un autodidacta que logró hacerse con una formación intelectual sólida y producir obras de verdadero pensador.

Amante de la provocación en su primera madurez, cinco años antes de que Stirner presente El Único y su propiedad publica él su ¿Qué es la propiedad? (1840), donde aparecen las famosas frases: “Soy anarquista, ¡la propiedad es un robo!” Ambas declaraciones le hicieron rápidamente célebre, y objeto de persecución, pero al leer el libro constatamos que ni era anarquista (en el sentido de abolir todo “gobierno”) ni era comunista o enemigo de la propiedad privada. Preconizaba otro gobierno, y defendió siempre una propiedad privada modesta como única garantía de libertad y dignidad individual.

De hecho, su principal proyecto práctico fue crear un Banco del Pueblo, que respaldase empresas pequeñas y permitiera gestionar los riesgos del humilde. Siendo joven se había relacionado con una pequeña secta de “mutualistas”, que preconizaban la autogestión obrera en régimen de cooperativa, y decidió llamar mutualismo a su propia postura política.

Cuando París padeció el masivo derramamiento de sangre llamado Revolución de 1848, un momento idóneo para demagogos exaltados, Proudhon dijo de inmediato que había sido una agitación “sin base teórica”, cuando ya llevaba años polemizando con Marx sobre lo factible y lo razonable.

Le escandalizaba que preconizase una revolución con “autoritarismo y centralismo” -cosas abundantemente conocidas sin necesidad de revolucionar cosa alguna-, y en particular le horrorizaba su propuesta de abolir cualquier propiedad privada, pues veía en ello un modo de impedir que los individuos “controlen sus medios de producción”.

Marx manifestó que Proudhon era un “pequeño burgués”, incapaz por ello de percibir las “leyes históricas subyacentes”. Pero el pequeño burgués acabó publicando una obra maestra –De la justicia (1858)-, donde enuncia una teoría de su objeto como razón universal y divinidad inmanente.

La justicia enlaza lo natural y lo humano, la sociedad y el individuo, concibiéndose como el logos en Heráclito y los estoicos; esto, es como una fuerza sutil pero esencialmente física, “rectora” de la materia y “forma” del alma singular. El progreso no es más que realización de la justicia, y todo el problema político consiste en evitar que esa realización ahogue el principio de la libertad individual.

Al igual que Stirner y los libertarios rusos, Proudhon opone a la Iglesia, la Sociedad y el Estado el principio de la libre asociación, aunque en sus términos no sea ya tan irrealista, porque se combina con una defensa de la pequeña propiedad privada y con una utopía nada platónica, que por cierto guarda vagos parecidos con la actual globalización.

Es una federación de toda la Tierra, sin fronteras ni estados nacionales, con una autoridad (“jurisdicción”) conferida a asociaciones locales independientes, no “delegadas” de algún poder central, donde “en vez de leyes habrá contratos libres.”

Rescataré una frase esencial, que resume como ninguna, la esencia del legado político de Proudhon, y de su talante liberal, revolucionario e incruento:

“El progreso, no es más que realización de la justicia, y todo el problema político consiste en evitar que esa realización ahogue el principio de la libertad individual”.

Enrique Suárez Retuerta

La nueva destrucción de Sagunto

sagunto_anibal-01Ha habido varias destrucciones de Sagunto en sus miles de años de historia; Pero a diferencia de Numancia, Tartesos o Cartago, !Sagunto siempre sobrevivió…¡

Sagunto no solo fue destruida por Aníbal como muchos creen, también lo fue por las invasiones Bárbaras tras la caída del Imperio Romano, hasta el extremo de perder incluso su propio nombre. Se resistió a ser destruida por los asedios perpetrados por el Cid Campeador y las tropas Napoleónicas más recientemente. Ni siquiera significó una destrucción insuperable el desmantelamiento de los altos hornos en los años 80 del pasado siglo; Después de soportar tantas vicisitudes milenarias, este último hecho nos valió a los Saguntinos para poder diversificar y potenciar la poca industria que nos quedó y así resurgir de las miserias pasadas.

Es por ello, que siento con dolor y pesadumbre, la ruin actuación de los políticos dirigentes de mi ciudad, y de ciertas asociaciones politizadas, que están propiciando la peor de las destrucciones: “La autodestrucción” , fundamentándose en un populismo iletrado, demagógico y descerebrado, menospreciando lo valioso de una ciudad !!! Su grandeza a lo largo de la historia, ¡¡¡  y vanagloriando exacerbadamente el que una parte de la ciudad “!Que no pueblo…¡” tenga algunas hectáreas mas de cemento y hormigón, y que demográficamente, la antedicha parte de la ciudad, tenga una insignificante cantidad mayor de habitantes.

Es tan insultante la estupidez argumental que ofende a la inteligencia más exigua e insignificante.

Sería razón de hilaridad para el coeficiente intelectual mas básico, si no fuera por el daño que perpetran a nuestra comunidad hasta el extremo de que el ser Saguntino se convierte para muchos en una razón de vergüenza ajena, más que de orgullo patrio.

El problema ya no es exactamente el anteriormente expuesto, el problema es otro diferente… Y es que con este artificial conflicto, camuflan los reales problemas de la ciudad; Sí, camuflan, la destrucción de la industria y el comercio local con negligentes requisitos y travas administrativas, impuestos y tasas incautatorios, camuflan, el salvaje incremento del paro local, camuflan, los privilegios que conceden a grandes empresas monopolísticas y destructoras del medio ambiente, camuflan, la desproporcionada concesión de edificabilidad  que se le hace a un importante banco promotor de viviendas donde lo que faltan son zonas verdes y que siempre le negaron a los demás constructores, en un ¡mal oliente,,,¡ agravio comparativo, y sobre todo camuflan, el latrocinio que significan los alevosamente consentidos, abusos financieros que perpetran los bancos y cajas con intereses incautatorios, y comisiones expoliadoras. Quienes dejan a la gente sin sus propiedades y en la calle impunemente, con el consentimiento cómplice de quienes dicen trabajar para nosotros y defendernos.

Demostrando con ello que no trabajan para la ciudadanía, que son la mano ejecutora y la voz de sus amos, !el oligopolio bancario y las empresas monopolísticas¡.

Charnego – Xarnego – Lucharniego – Nocharniego – Podenco Levantino

La palabra Charnego es una palabra totalmente viva en Valencia, dando igual y significando lo mismo, tanto en Valenciano como en Español. O sea Perro de Caza “Recruzado” de la raza también conocida como Podenco. Por el El Charnego se entiende en La comunidad Valenciana como un perro especializado en cazar conejos, son perros sin pureza de raza, porque no está constituida como tal siendo perros “Recruzados” de perros con la misma faceta “Ser fantásticos cazando conejos y cualquier tipo de piezas cinegeticas”, incansables, ágiles, veloces muy trabajadores, autónomos y Valientes, ideales para ejecutar su faena tanto en los Barrancos mas profundos y escabrosos, como en las montañas mas abruptas. Es por todas estas razones que aquí en Valencia nos parece una soberbia mezquindad que en Cataluña se establezca la analogía de equiparar a un ser humano, con un un perro sin pureza de raza, pero muy Válido para el trabajo al cual es encomendado. Todo ello delata El racismo y xenofobia que impulsó a los creadores del artificial y falaz nacionalismo Catalán, del cual y a imitación nació el Vasco, del cual tomó buena referencia Adolf Hitler, como manifiesta en su proselitista obra literaria “Mi lucha” para justificar sus postulados racistas y también Nacionalistas, de conocidas consecuencias sabidas aquí por todos.

Un cordial saludo y recordad que no hay mejor frontera que la abolición de las fronteras, valga la redundancia.

Mack

http://www.almendron.com/blog/561/un-charnego-todavia-es-pronto/#comment-92401

Os ruego que visitéis este sitió, para que no os líen con dogmas de nacionalistas pamplineros.

http://partidolibertario.wordpress.com/

Recuperación de la Memoria Histórica

Pese a que la familia del poeta lo rechaza

Usan el cadáver de García Lorca para reavivar el odio 

 


La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y la familia de un maestro supuestamente enterrado con García Lorca en una fosa común han solicitado al juez Garzón que se exhumen los restos de dicha fosa. Sin embargo, la familia del poeta se opone a ello, pues remover los restos del poeta, con todo el espectáculo mediático que se originaría, equivaldría a traicionar su memoria. A esta actitud se suman, con su silencio, los familiares de Ramiro de Maeztu y de Pedro Muñoz Seca, quienes, por su parte, nunca han reclamado la búsqueda de los restos de los dos principales escritores asesinados por el bando republicano, pero cuya muerte no suscitó la legítima simpatía despertada por el asesinato del poeta andaluz.

elmanifiesto.com

20 de septiembre de 2008
Tamaño de la letra
Aumentar   Disminuir
Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y la familia de un maestro supuestamente enterrado con García Lorca en una fosa común han solicitado al juez Garzón que se exhumen los restos de dicha fosa. Sin embargo, la familia del poeta se opone a ello, pues remover los restos del poeta, con todo el espectáculo mediático que se originaría, equivaldría a traicionar su memoria.A esta actitud se suman, con su silencio, los familiares de Ramiro de Maeztu y de Pedro Muñoz Seca, quienes, por su parte, nunca han reclamado la búsqueda de los restos de los dos principales escritores asesinados por el bando republicano, pero cuya muerte no suscitó la legítima simpatía despertada por el asesinato del poeta andaluz.
En un comunicado oficial, la familia de García Lorca ha reiterado «nuestro deseo, tan legítimo como el de otros familiares, de que los restos de Federico García Lorca reposen para siempre donde están. Creemos que ésta es una forma de preservar el barranco de Víznar como lugar de la memoria colectiva, pública y civil. Continuamos oponiéndonos a que la exhumación se convierta en un espectáculo mediático. Y por último consideramos infame la insinuación de que la defensa de preservar intacto un lugar de memoria sea equiparable a una oposición al estudio riguroso de la guerra civil y la represión franquista».
 
Algunas opiniones
 
Interrogado por el periódico Ideal de Granada, nuestro colaborador José VicentePascual ha declarado al respecto:
 
«Federico García Lorca no está enterrado en una cuneta, tirado como un perro a la vera del camino [como ha afirmado Ian Gibson]. Ni Federico García Lorca ni quienes tuvieron la desdicha de compartir con él la fosa común cercana al barranco de Víznar. El entorno donde yacen el poeta y sus compañeros de infortunio es, desde hace muchos años, un lugar de culto a su memoria, enaltecimiento de las víctimas de la guerra civil y repudio de la intolerancia homicida. Acotado y convenientemente vallado, embellecido, cuidado en la medida y a la manera en que Granada vela por sus entornos históricos –o sea, regular tirando a mal–, cada año se congregan en el lugar cientos de personas, celebrando el evento poético-literario más importante de nuestra agenda cultural. Durante todo el año, diariamente, son muchos los viajeros, curiosos y estudiosos que frecuentan el parque García Lorca en las afueras de Alfacar. Mausoleo que podía ser más hermoso, pero no más apropiado. Ni más indicado.
 
»Los familiares de las víctimas de la guerra civil –hablo, conscientemente, de las que pertenecían al bando republicano y que sufrieron persecución durante la guerra y represión en la posguerra–, han tenido treinta y dos años para reclamar su derecho a la exhumación de los cuerpos habidos en fosas comunes. Franco no murió antes de ayer. No tenemos una Constitución soberana y leyes democráticas desde la semana pasada. ¿Sólo ahora resurge ese dolor de quien sabe que un ser querido fue fusilado y sepulto a trascampo? Permítanme una frase impopular, pero tal como la siento la digo: No me lo creo.
 
»De este trasiego de muertos y fosas, este renacer de la memoria necrófila, el resurgir de la España de la muerte que aventa sus cenizas a setenta años de concluida la guerra civil, y treinta y tres de la muerte del dictador, no me creo nada.

»Alguien tiene algo que ganar. Eso sí me lo creo…»
 
«Mola…, el que tiene de segundo apellido Mogollón»
 
Por su parte, Andrés Cárdenas declaraba al mismo periódico:
 
«No digo que me extrañe, porque a estas alturas de mi vida no me extraña nada, pero sí que estoy algo sorprendido por ese furor por desenterrar a los abuelos de la Guerra Civil. Tampoco digo que no tengan derecho las familias a tener en un nicho o en una tumba digna los restos de aquellos ascendientes que fueron fusilados en los barrancos y en las cunetas, pero veo un poco de hipocresía en todo ese asunto. Y perdonen que lo diga tan crudo. Verán, la sociedad de hoy no quiere saber nada de los abuelos, digo de los que están vivos. Los lleva a un asilo, los deja aparcados en los hospitales mientras la familia se va de vacaciones, los deja que se mueran solos y, cuando la palman y son enterrados, ni siquiera vamos a sus tumbas a llevarles flores o a decirles que nos acordamos mucho de ellos. A ver, que levante la mano aquel que ha ido una sola vez en los últimos cinco años al cementerio a visitar la tumba de su abuelo. Yo me pregunto, ¿no serán igualmente arrumbados los huesos de los abuelos que desenterremos de la Guerra Civil? Si no queremos saber nada de los abuelos vivos, ¿por qué esta ansiedad por querer saber de los abuelos muertos? ¿No dicen que a los muertos se les honra con la memoria? Pues eso.
 
»Digo que a esta sociedad no le interesa el pasado. Y a la juventud menos. A ellos les hablas de la División Azul y les suena a una serie de televisión o a un sitio donde se puede aparcar echando dinero a una maquinita. Queipo de Llano es uno que corre en motos de gran cilindrada; Mola, el que tiene de segundo apellido Mogollón; y Franco, «un primo de Napoleón al que le hizo la pelota para gobernar España», según recogía ayer mismo Martín Prieto de la respuesta de un alumno en un examen de historia. No es tanto incultura como que les importa tres pimientos la Guerra Civil. Para ellos aquel episodio está tan lejano como la Reconquista o las Cruzadas. Entonces ¿por qué esa manía de desenterrar a los muertos del enfrentamiento fratricida por antonomasia? También pienso que reavivar este tema en un momento en el que la Justicia está colapsada con asuntos mucho más urgentes y en el que a los mismos jueces se les escapan los pederastas, me parece algo absurdo. Seguramente pensaría distinto si yo tuviera un abuelo enterrado en una cuneta, pero por suerte a mí no me mataron a nadie. Además, no le hemos preguntado a los muertos. Probablemente tanto Lorca como el maestro Galadí no desearían que removieran la tierra donde han permanecido juntos toda su muerte.»

 

 

elmanifiesto.com

20 de septiembre de 2008
Tamaño de la letra
Aumentar   Disminuir
Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y la familia de un maestro supuestamente enterrado con García Lorca en una fosa común han solicitado al juez Garzón que se exhumen los restos de dicha fosa. Sin embargo, la familia del poeta se opone a ello, pues remover los restos del poeta, con todo el espectáculo mediático que se originaría, equivaldría a traicionar su memoria.A esta actitud se suman, con su silencio, los familiares de Ramiro de Maeztu y de Pedro Muñoz Seca, quienes, por su parte, nunca han reclamado la búsqueda de los restos de los dos principales escritores asesinados por el bando republicano, pero cuya muerte no suscitó la legítima simpatía despertada por el asesinato del poeta andaluz.
En un comunicado oficial, la familia de García Lorca ha reiterado «nuestro deseo, tan legítimo como el de otros familiares, de que los restos de Federico García Lorca reposen para siempre donde están. Creemos que ésta es una forma de preservar el barranco de Víznar como lugar de la memoria colectiva, pública y civil. Continuamos oponiéndonos a que la exhumación se convierta en un espectáculo mediático. Y por último consideramos infame la insinuación de que la defensa de preservar intacto un lugar de memoria sea equiparable a una oposición al estudio riguroso de la guerra civil y la represión franquista».
 
Algunas opiniones
 
Interrogado por el periódico Ideal de Granada, nuestro colaborador José VicentePascual ha declarado al respecto:
 
«Federico García Lorca no está enterrado en una cuneta, tirado como un perro a la vera del camino [como ha afirmado Ian Gibson]. Ni Federico García Lorca ni quienes tuvieron la desdicha de compartir con él la fosa común cercana al barranco de Víznar. El entorno donde yacen el poeta y sus compañeros de infortunio es, desde hace muchos años, un lugar de culto a su memoria, enaltecimiento de las víctimas de la guerra civil y repudio de la intolerancia homicida. Acotado y convenientemente vallado, embellecido, cuidado en la medida y a la manera en que Granada vela por sus entornos históricos –o sea, regular tirando a mal–, cada año se congregan en el lugar cientos de personas, celebrando el evento poético-literario más importante de nuestra agenda cultural. Durante todo el año, diariamente, son muchos los viajeros, curiosos y estudiosos que frecuentan el parque García Lorca en las afueras de Alfacar. Mausoleo que podía ser más hermoso, pero no más apropiado. Ni más indicado.
 
»Los familiares de las víctimas de la guerra civil –hablo, conscientemente, de las que pertenecían al bando republicano y que sufrieron persecución durante la guerra y represión en la posguerra–, han tenido treinta y dos años para reclamar su derecho a la exhumación de los cuerpos habidos en fosas comunes. Franco no murió antes de ayer. No tenemos una Constitución soberana y leyes democráticas desde la semana pasada. ¿Sólo ahora resurge ese dolor de quien sabe que un ser querido fue fusilado y sepulto a trascampo? Permítanme una frase impopular, pero tal como la siento la digo: No me lo creo.
 
»De este trasiego de muertos y fosas, este renacer de la memoria necrófila, el resurgir de la España de la muerte que aventa sus cenizas a setenta años de concluida la guerra civil, y treinta y tres de la muerte del dictador, no me creo nada.

»Alguien tiene algo que ganar. Eso sí me lo creo…»
 
«Mola…, el que tiene de segundo apellido Mogollón»
 
Por su parte, Andrés Cárdenas declaraba al mismo periódico:
 
«No digo que me extrañe, porque a estas alturas de mi vida no me extraña nada, pero sí que estoy algo sorprendido por ese furor por desenterrar a los abuelos de la Guerra Civil. Tampoco digo que no tengan derecho las familias a tener en un nicho o en una tumba digna los restos de aquellos ascendientes que fueron fusilados en los barrancos y en las cunetas, pero veo un poco de hipocresía en todo ese asunto. Y perdonen que lo diga tan crudo. Verán, la sociedad de hoy no quiere saber nada de los abuelos, digo de los que están vivos. Los lleva a un asilo, los deja aparcados en los hospitales mientras la familia se va de vacaciones, los deja que se mueran solos y, cuando la palman y son enterrados, ni siquiera vamos a sus tumbas a llevarles flores o a decirles que nos acordamos mucho de ellos. A ver, que levante la mano aquel que ha ido una sola vez en los últimos cinco años al cementerio a visitar la tumba de su abuelo. Yo me pregunto, ¿no serán igualmente arrumbados los huesos de los abuelos que desenterremos de la Guerra Civil? Si no queremos saber nada de los abuelos vivos, ¿por qué esta ansiedad por querer saber de los abuelos muertos? ¿No dicen que a los muertos se les honra con la memoria? Pues eso.
 
»Digo que a esta sociedad no le interesa el pasado. Y a la juventud menos. A ellos les hablas de la División Azul y les suena a una serie de televisión o a un sitio donde se puede aparcar echando dinero a una maquinita. Queipo de Llano es uno que corre en motos de gran cilindrada; Mola, el que tiene de segundo apellido Mogollón; y Franco, «un primo de Napoleón al que le hizo la pelota para gobernar España», según recogía ayer mismo Martín Prieto de la respuesta de un alumno en un examen de historia. No es tanto incultura como que les importa tres pimientos la Guerra Civil. Para ellos aquel episodio está tan lejano como la Reconquista o las Cruzadas. Entonces ¿por qué esa manía de desenterrar a los muertos del enfrentamiento fratricida por antonomasia? También pienso que reavivar este tema en un momento en el que la Justicia está colapsada con asuntos mucho más urgentes y en el que a los mismos jueces se les escapan los pederastas, me parece algo absurdo. Seguramente pensaría distinto si yo tuviera un abuelo enterrado en una cuneta, pero por suerte a mí no me mataron a nadie. Además, no le hemos preguntado a los muertos. Probablemente tanto Lorca como el maestro Galadí no desearían que removieran la tierra donde han permanecido juntos toda su muerte.»

 

 

La lengua valenciana en el Far West

Por Ricardo García Moya

Nuestra historia hay que situarla en el inhóspito triángulo definido por Chihuahua, el río Colorado y las llanuras de Sonora; con un protagonista que recuerda a los personajes secundarios de los westerns de Ford o Mann, lastrados por debilidades humanas y ennoblecidos con valor temerario. Así era José Marqués, franciscano de Alcudia de Carlet que recorrió el territorio apache de California hablando su idioma valenciano.
Parte de su vida la conocemos por el manuscrito mexicano de Garrigós (Bib. Nac. Ms. 5695, Xalisco 1782). En él leemos anécdotas como la del soldado valenciano Cavanilles, deseoso de enfrentarse a los indios, pese a que el de Alcudia de Carlet le recomendaba prudencia. Fue inútil, pues entrando a batallar con los apaches, salió con una pierna quebrada de un balazo, y hoy día anda con una pata de palo” (f. 132). Marqués buscaba la perfección, y a tal fin elaboró normas ascéticas, como “no tomar chocolate ni mirar el rostro de mujer alguna, ni tocar su ropa” (f. 127). Puede que lo consiguiera, pero su estómago, ¡ay!, castigado por potajes mexicanos no admitía comida, y “sólo la leche de mujer se le acomodaba, por lo que tenía una india destinada para este fin, que lo sustentó con mucha caridad” (f. 66). Para mayor infortunio, tras su muerte “se halló en su celda media arroba de chocolate” (f. 123).
En territorio apache era acompañado por soldados y un franciscano que podría ser Garrigós, autor del manuscrito. Este anotaba cuidadosamente lo visto y oído, incluidas frases en lengua valenciana como: “Pepe, donam el chic” (f. 58), y su correspondiente traducción al español: “Joseph, dame el chico” (id.). La ortografía del manuscrito del Far West era similar a la usada en el Reino en la misma época, distinta al castellano y catalán. Por ejemplo, si Garrigós escribía en 1782: “esta fadrina yo la vullc” (f. 58); a miles de kilómetros -en Albaida- el dominico Luis Galiana también usaba la misma forma verbal del presente de indicativo y pronombre: “No vullc yo” (Rondalla, 1768).
El manuscrito destila valencianía, aunque el autor no pretendiera en absoluto enaltecer a los valencianos destinados en California; simplemente anotaba lo observado y no dudaba, por ejemplo, en llamar “miserable” a su compatriota Cavanilles por jactarse de matar apaches “como pájaros”. La carencia de chauvinismo de Garrigós incrementa el valor documental de las frases en lengua valenciana incrustadas en el texto castellano.
Es un hecho que nuestros compatriotas destacados en los confines del Imperio usaban la lengua valenciana, y sabían escribirla. Por ejemplo, en un texto de 1608 -coetáneo de Cervantes- leemos que fray Luis Bertrán “escribió una carta que se pone aquí, traducida del valenciano en lengua castellana” (Roca, B.: Hist., Valencia 1608, p. 8). El autor de la carta era el actual Patrón de Colombia, el dominico Luis Bertrán, evangelizador de las riberas del caudaloso Magdalena, en tiempos de Felipe II. El mismo Bertrán, en el sermón del día de San Vicente del año 1578, recordaba que éste “predicaba en valenciano” (Ser. de S. Luis. Valencia 1690, p. 201), de igual modo que intercalaba alusiones a los ignotos territorios americanos: “del río Ocanca en la India cuando se junta con el Río Grande de la Magdalena” (p. 183).
El manuscrito de Garrigós testifica que la lengua valenciana fue una de las usadas por los colonizadores del Oeste americano.
Analizando el texto de 1782 comprobamos que era un idioma de comunicación. En uno de los párrafos leemos que el de Alcudia de Carlet se dirige al hermano enfermero pidiéndole agua con azúcar; y lo hace como si estuviera en Muchamel o Alboraya: “Chic, porta sucre esponchat” (f. 78). La apelación con el espontáneo y genérico “chic” dirigida al fraile enfermero, sin recurrir al nombre propio, indica lo que está documentado en Luis Bertrán durante su estancia en la selva colombiana: hablaban en valenciano a otros españoles e indígenas.
No sé qué efecto causará en ustedes, pero para mí nunca será igual el Far West tras leer el manuscrito de Garrigós. Cuando cierro los ojos no veo a los indios y vaqueros de Peckinpah. En su lugar, cuatro siluetas se recortan sobre el anochecer rojo sandía del desierto de Sonora; entre nopales y piteras arrastran su humanidad dos frailes acompañados de un soldado con pata de palo, espada y arcabuz; todos hablan grandes voces la lengua del Reino. Tras ellos, una india mezcalera de generosas ubres acarrea provisiones, incluido el chocolate.
Las cenizas del soldado Cavanilles vuelan entre coyotes mientras que las del atormentado Marqués y el cronista Garrigós quedaron en un convento franciscano de la lejana América. Quién les iba a decir que dos siglos después, el idioma que ellos no olvidaron ni en territorio apache hoy estaría prohibido en el Reino. De orgullosos colonizadores hemos pasado a ser pasmarotes colonizados, ante la pasividad y colaboración de quienes ustedes saben.

Las Provincias 14 de Septiembre de 1999


http://www.garciamoya.cjb.net

A %d blogueros les gusta esto: