La Ciudad Inmortal

Entradas etiquetadas como ‘CULTURA’

Vargas Llosa: “La legalización de las drogas es la única forma de enfrentar a los cárteles de la droga”

escritor_Mario_Vargas-Llosa_Barcelona“Es absurdo declarar una guerra que los cárteles ya ganaron” aseguró el escritor peruano en relación a la lucha contra la criminalidad vinculada al narcotráfico, porque “el problema no es policial sino económico”. “Las victorias que la lucha contra las drogas pueden mostrar son insignificantes comparadas con el número de consumidores en los cinco continentes”, sostuvo.

El escritor peruano Mario Vargas Llosa aboga por una legalización de las drogas como la única forma de hacer frente a la criminalidad vinculada con el narcotráfico, según sostiene en una columna de opinión publicada hoy y citada en un cable de Dpa.

“Es absurdo declarar una guerra que los cárteles de la droga ya ganaron”, apunta el reconocido literato respecto a la situación actual en México, donde la crimininalidad relacionada con los “capos” de la droga se ha disparado desde que el presidente Felipe Calderón decidiera hacerles frente abiertamente.

“Esta verdad”, señala Vargas Llosa en su columna en el diario español “El País”, “vale no sólo para México, sino para buena parte de los países latinoamericanos” como Colombia, Bolivia y Perú, e incluso para naciones más fuera del foco del narcotráfico como Chile y Uruguay.

“El problema no es policial sino económico”, agrega el reconocido intelectual, de marcada ideología liberal.

“Las victorias que la lucha contra las drogas pueden mostrar son insignificantes comparadas con el número de consumidores en los cinco continentes”, sostiene Vargas Llosa, para quien los estupefacientes seguirán siendo producidos y vendidos mientras exista una demanda.

La solución, apunta el célebre autor, que perdió las elecciones presidenciales en su país en 1990 contra Alberto Fujimori, “consiste en descriminalizar el consumo de drogas mediante un acuerdo de países consumidores y países productores”.

En su artículo, titulado “El otro Estado” en alusión al poder actual de los cárteles de la droga, Vargas Llosa cita a reconocidos intelectuales liberales como el economista estadounidense Milton Friedman, que “hace 20 años (…) se adelantó a advertir la magnitud” del problema y “a sugerir la legalización”.

Como ejemplo para el fracaso de la política actual, el literato apunta a la situación en México, donde las mafias han demostrado un poderío brutal y la “política de Felipe Calderón (…) ha ido perdiendo respaldo a medida que las ciudades mexicanas se llenaban de muertos y heridos”.

Vargas Llosa, autor de libros como “La ciudad y los perros” y “La guerra del fin del mundo” y que también tiene la nacionalidad española, es considerado uno de los intelectuales más influyentes del mundo y es candidato habitual al premio Nobel de Literatura.

Fuente: http://diarionco.com/news/?p=34763

 

Toros, cultura y democracia

lascaux-2

 

La ofensiva contra la fiesta nacional española se ha materializado en Cataluña, como no podía ser de otra forma. Sin embargo, será difícil que lo haga en el País Vasco o Navarra, porque su relación con los toros forma parte de su ancestral cultura, al igual que en otros muchos lugares de España. Hasta los nacionalismos son diferentes con los toros.

Los toros siempre han querido prohibirse en España, lográndose en alguna ocasión durante poco tiempo. En el año 2004, Barcelona se declaró ciudad antitaurina y en 2007, se celebró la manifestación antitaurina más multitudinaria de la historia en esta ciudad a la que asistieron ¡5.000 personas!. Ese mismo año se publicó un artículo en este blog titulado “Ecoteología” en el que se exponen con claridad las razones ocultas de los movimientos antitaurinos, por lo que no se repetirá lo expuesto.

Sólo cabe añadir algunas cosas, la tauromaquia es un hecho cultural singular, una tradición ancestral que proviene de la Grecia Clásica. La cultura minoica estaba fundamentada en el culto al toro, el mito del Minotauro es la representación simbólica del enfrentamiento del ser humano contra la bestia externa ante los miedos internos, representado por el héroe Teseo. Teseo se disputa con Heracles el origen antiguo de la tauromaquia. En Egipto se adoraba al buey Apis, que posteriormente pasó a ser Serapis, un sincretismo de Osiris y Apis, que formaba parte como deidad del panteón funerario egipcio, y su culto se relacionaba con la curación y la adivinación de los sueños. En Babilonia los toros androcéfalos alados presidían las entradas de los palacios. En Roma se realizaban espectáculos con uros en los circos. Pero para encontrar la relación del hombre con los bóvidos tendríamos que remontarnos a la prehistoria. Los toros de las cuevas de Lascaux o los bisontes de las cuevas de Altamira, son ejemplos de la relación cultural simbólica de los seres humanos con esta familia de animales.

En la mayoría de las culturas con presencia de bóvidos, se han domesticado y juegan un papel importante en su organización social y economía. En la India, las vacas son sagradas, en los Estados Unidos los toros se cabalgan en los rodeos. Los búfalos alimentaron a las tribus aborígenes de América. Pero la tauromaquia es una fiesta ancestral de origen español que se remonta a la Edad Media, al siglo XII, y que se practica de forma habitual en diversos países: Portugal, España, Francia, México, Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador, Panamá y Bolivia. Como exhibición se han realizado corridas de toros en China, Estados Unidos, Filipinas y Cuba. Eso molesta a los antiespañoles, tanto como a los antitaurinos.

La tauromaquia está imbricada con la cultura española, ha sido motivo de estudio y análisis por numerosos investigadores culturales, ensalzada por poetas, relatada por escritores hispanos y foráneos, ha sido tradición inductora de géneros musicales como el pasodoble, recogida en numerosas expresiones plásticas o escultóricas. El toreo dispone, como todos los hechos culturales consolidados, de códigos específicos, rituales y mitología; procurando afición entre sus seguidores y desdén entre sus detractores.

Pero la cuestión que se debe analizar no es la existencia del arte de Cúchares como un hecho cultural fundamental de la cultura hispana, que se ha conservado hasta nuestros días. La cuestión relevante es si la política, su uso y abuso, tiene derecho a desincrustar de nuestro acervo cultural una tradición festiva que ha perdurado durante ocho siglos. Aunque la pregunta en nuestro país es de respuesta obvia cuando el Estado pretende reglamentar la organización convivencial de los ciudadanos y ciudadanas, la reproducción establecida por decreto y regulada por ley, lo que pueden y no puede comer los españoles, si pueden o no pueden fumar, si pueden o no pueden beber, o si tienen que consumir obligatoriamente lo que se determine, según tengan trabajo o no lo tengan, porque el trabajo si es un factor limitante para la vida, aunque lo importante para algunos sea acabar con los toros.

Sólo desde el materialismo más voraz del socialismo adoctrinador y la animadversión contra lo hispano de los nacionalismos se puede entender la cruzada contra los toros en nuestro país, despreciando todas las connotaciones semióticas y semánticas de un arquetipo biológico y cultural que milagrosamente ha llegado hasta la actualidad. Porque el Toro de Lidia es el descendiente más próximo al uro, el bóvido extinguido que dio lugar a todas las subespecies conocidas. La prohibición de la fiesta nacional posiblemente concluyera con la subespecie.

La ignorancia suprema guía los pasos de los que pretenden acabar con los votos, con lo que no han podido concluir los siglos. Pero en la tauromaquia se reúnen todas las abominaciones de la nueva fe: es una práctica habitualmente masculina –que subleva a las feministas y que en esta ocasión están por la exterminación más que por la igualdad de género-, representa la masculinidad –algo incompatible con el modelo andrógino que se impone desde el pensamiento políticamente correcto-, es un espectáculo de sangre –algo que no pueden soportar los vegetarianos, pacifistas, y bondadosos animalistas-, es categóricamente español –algo que solivianta a los nacionalistas-, y supone señas de identidad para un pueblo que se ha llevado al matadero de la historia por intereses políticos -algo necesario en los planes de los gobernantes, para implantar su nuevo orden-. Sólo hay que contemplar lo que le han hecho en varias ocasiones al último toro de Osborne que había en Cataluña, para comprobar el odio que le tienen algunos catalanistas a España y a lo español.

Pero fundamentalmente lo que más molesta a toda esta legión sectaria reunida es que no se respeten “los derechos de los animales” como si fueran humanos, como si alguna vez se respetaran los de los pollos, las terneras, los cerdos o las sardinas, pero como no forman parte de la tradición española no les importa demasiado, porque son animales de más baja categoría, hasta para ser animal hay clases en la cárcel mental de los sectarios. Las corridas de toros deben extinguirse, porque son un símbolo de lo español, y para ir contra lo español vale lo mismo los toros que el jamón ibérico -aunque menos, claro, que está muy bueno-. Lo que se busca con la extinción de la fiesta nacional, en realidad es la extinción de la identidad española.

Y habrá algún inocente, buena persona, que se siente español sin problemas, que absolutamente manipulado por intereses que desconoce, pensará que es un espectáculo horrible porque los pobres animales sufren y se hace un a orgía de sangre con ellos, cuando en realidad si la subespecie bóvida de los toros de lidia existe es gracias a la fiesta nacional, porque si no se hubiera extinguido hace mucho tiempo, como ocurrió con el uro. En África, desde que se han privatizado los elefantes, ha comenzado a incrementarse su reproducción. Los toros de la Camarga y Les Landes, son venerados por los habitantes del país vecino sin grandes injerencias de los antitaurinos franceses.

En mi opinión, hay algo más profundo en el movimiento antitaurino que responde a cuestiones arcanas, y es la tanatofobia de las nuevas generaciones que no soportan la contemplación de la muerte en directo, habitualmente del toro, pero también del torero en ocasiones, aunque virtualmente desarrollen más violencia que todas las generaciones anteriores reunidas y se hayan cargado lo inimaginable ante una pantalla, bien de forma pasiva o activa. Hay algún grupo en Facebook con miles de seguidores en el que se celebra la muerte del torero por la bestia, lo que indica la ralea de los participantes.

La estética social del presente, fundamentada en el hedonismo, la dependencia, el pacifismo, el gregarismo por adherencia, y la doctrina del pensamiento único desdeña la fiesta taurina, considerándola impropia de una civilización buenista; una generación que no soporta la exposición a la violencia, aunque los soldados españoles se dejen la vida en Afganistán, eso sí, ayudando a establecer una democracia en un país en la que la mayoría de sus habitantes desconocen lo que es tal cosa, y por supuesto, que nada tiene que ver con morir en Irak por la misma causa, como ha dejado bien claro el gobierno y la ONU-Dios.

La meliflua y andrógina juventud española educada en la solidaridad, el pacifismo, la cooperación y la alianza de civilizaciones está siendo condenada a la esclavitud futura por sus gobernantes, porque mientras en nuestro país se aboga por el silencio de los corderos, en otros no lejanos se estimula el bramido de los cabrones, y a la larga los corderos y los cabrones están condenados a disputar su lugar en el mundo.

La mejor forma de mantener la paz es prepararse para la guerra, tanto a nivel individual, cuando los miembros de las nuevas cohortes tengan que conseguir un trabajo disputando sus méritos con los aportados por el sobrino enchufado de un sindicalista o un político, como cuando como colectivo. tengan que enfrentarse con otros colectivos –nacionales o extranjeros- para obtener una posición que al menos le procure recursos para vivir de forma independiente.

Los toreros saben de antemano y nos recuerdan, que la muerte nos acecha cada día, a la vuelta de cada esquina, porque la peor de las muertes es una vida miserable, por eso los toreros se enfrentan a la parca en la arena del albero, para vencer al final su miedo con la destreza y el engaño, para que la razón humana prevalezca sobre la irracionalidad de las bestias y la prosodia de los iluminados.

¿Han ido pensando los prohibicionistas en las butifarras vegetales?, pues deberían hacerlo antes de enconar más a los ciudadanos de este país con sus gilipolleces. Quizás detrás de la extinción de la tauromaquia venga la imposición de que los españoles nos alimentemos de productos exclusivamente catalanes. Y seguro que en el Gobierno de España, si sigue Rodríguez Zapatero de Presidente, lo toma en consideración y acepta que sólo la mitad de productos catalanes nada más, por aquello de la “cosoberanía” y el Estatut.
Enrique Suárez Retuerta
Un ciudadano español que no renuncia a su soberanía

Tratado sobre la Tolerancia – Voltaire (1763) – Cien libros para el siglo XXI (009)

tolerancia-voltaireTratado sobre la Tolerancia – Voltaire (1763) – (009)

Si alguien ha reunido méritos en su existencia para obtener el calificativo de “librepensador” este ha sido Voltaire, pero no fue lo único que hizo, porque como defensor de la libertad, el señor de Ferney hizo del compromiso una profesión, no con las grandes ideas para configurar una sociedad mejor como su rival Rousseau, sino con las ideas para que la sociedad no fuera peor. Voltaire conocía la realidad y sabía que ninguna utopía podría resolverla.

A François Marie Arouet, que era su auténtico nombre, le debemos quizás las mejores páginas de la historia occidental contra el fanatismo, la superstición y el papanatismo (otra forma discreta de fanatismo), el intelectualismo friki de nuestros tiempos. El filósofo parisino se rió mucho y fue igualmente celebrado que denostado, e incluso perseguido, por los poderosos de su tiempo, igualmente políticos que religiosos. Con una singular ironía, que recuerda a nuestro ilustre Quevedo, zahirió la sociedad de su tiempo alcanzando la mordacidad más impía con su inteligencia y su palabra.

Lo mismo dirigía sus aceradas y mordaces diatribas al ampuloso Leibniz que al mismo Rey y como no, a Rousseau, el autor de “El contrato social”, al que consideraba paradigma de la impertinencia complaciente. No obstante, la iglesia católica fue diana de sus muy numerosas ocurrencias, y no porque fuera ateo (era deista), sino porque era racional, y la fe puede mover montañas, pero no mueve molinos.

Al grito de guerra de «Écrasez l’Infame!» (aplastad al infame), Voltaire propone no dejar de perseguir a los que tratan de imponer su voluntad a los demás contra el ejercicio de su libertad. Desde la ironía y el sarcasmo Voltaire vapuleó a los fanáticos, autoritarios, dogmáticos e intolerantes, considerando que lel respeto a pluralidad es una condición indispensable para a convivencia, tan importante como la propia conciencia a la hora de juzgar la realidad, cada uno por sí mismo.

Se puede decir que Voltaire, precisamente por su furibundo ataque contra los dogmatismos y su deriva totalitaria, es el primer filósofo que preconcibe el relativismo. Huyó en sus escritos de la grandilocuencia y el academicismo, a pesar de su inmensa erudición, porque su pretensión era la divulgación, que cada uno tuviera su propio criterio, que nadie se conformara con lo establecido por los poderosos. Quizás la aportación más importante a la filosofía que nos hizo Voltaire es la distinción entre la ética (que proviene de cada uno), de la moral (que es compartida por muchos y termina derivando en doctrina).

El ser humano debe reflexionar consigo mismo antes de dejarse atrapar por las ideas políticas o religiosas, por las distintas doctrinas que pretenden su configuración y ahormamiento, porque su condición última es la libertad, no la servidumbre al despotismo, sea ilustrado o salvaje.

Referencias

Sobre la obra

Ciudadseva

“Voltaire, el caos de las ideas claras”, por Iñaki Oneca Agurruza

El concepto de la Tolerancia, de Tomás Moro a Voltaire, por Eduardo Bello

Sobre el autor

Biografía Thales

Biografía Gorgas


Biografía El jinete insomne

Libro para descargar

Quedelibros

Conocimientosweb

Laicismo.org

Libro en papel

Espasa (Agapea 8,5 €)

Vídeos

La tierra en el cosmos (Carl Sagán)

El BLOC Considera ofensives i impresentables les declaracions de la directora de teatres de la Generalitat

L’amenaça de la Directora de Teatres de la Generalitat, Inmaculada Gil, de portar el festival Sagunt a Escena a una altra ciutat és inacceptable. De fet ja entenem per què s’està eliminant la marca Sagunt per una altra indefinida com és Festival d’Estiu. L’estratègia està clara: disminuir la programació, especialment pel que respecta a la qualitat, marginar el seu espai principal, el Teatre Romà, llevar-li el nom, i així justificar progressivament el seu trasllat a un altre lloc.

9033959

Potser cal recordar-li a la Sra. Gil Lázaro, que Sagunt a Escena se celebra en esta ciutat des de fa molts anys no per casualitat sinó perquè tenim un Teatre Romà, el primer monument nacional de l’Estat espanyol, a més d’un ric patrimoni històric. Es tracta del principal i més emblemàtic espai escènic dels valencians, on ja es representaven comèdies i tragèdies fa 2000 anys. Per no fer referència al projecte de Campus de les Arts Escèniques, a no ser que també el vulguen eliminar. Sagunt ha sigut, és i ha de continuar sent el principal referent teatral per als valencians i a més ha de tenir una projecció internacional. ¿S’ha preguntat la representant del PP per què se celebren a Mèrida o a Almagro els seus magnífics festivals ? Tot el món sap que no és per casualitat.

El que ha de fer la directora de Teatres és disculpar-se, donar explicacions i esforçar-se per fer una programació digna, que ens recorde les que es feien fa alguns anys, escoltar la veu dels ciutadans que reclamen un major ús del Teatre Romà. Que prenga com a model altres festivals com els que hem citat, o el Grec de Barcelona, o els d’Arlès o Avinyó, o el d’Edimburg. I que s’oblide de la mediocritat cultural del PP, que amb Canal 9 ja en tenim prou.

No menys greu que l’ofensa de la Sra. Gil Lázaro, és per al Bloc el silenci de les autoritats locals, començant per l’alcalde i seguint pel regidor de cultura. Han de demanar explicacions al Conseller de Cultura i al president de la Generalitat en defensa dels interessos de Sagunt. No pot ser que baixen el cap i accepten les crítiques i la prepotència de la Directora de Teatres.

És més, ja és hora que es cree un Patronat on participe el propi Ajuntament i les altres administracions per a impulsar el festival Sagunt a Escena com un referent a nivell internacional.

Quico Fernández. Portaveu del Bloc a Sagunt.

LA DESTRUCCIÓ DE SAGUNT GENERA PASSIONS

destrución de sagunto

Sembla en principi una paradoxa que l’associació cultural Passió per Sagunt pose en escena la coneguda obra “ La destrucción de Sagunto”. En canvi no ho és, perquè és freqüent que les derrotes generen l’orgull dels pobles que miren al passat convençuts que poden trobar les respostes als conflictes del futur. I Sagunt és una ciutat que brilla en la història com a símbol de resistència i de fidelitat als seus compromisos i en este sentit s’ha transformat en una metàfora contra la destrucció de les identitats.

L’obra, si prescindim de les connotacions que en ocasions ha generat, té moltes lectures. La que més ens interessa és que representa un cant a la pau entre les persones i els pobles per damunt de fronteres i interessos, un desig que no sempre es fa realitat. Besacides i Diana, com Elena i Paris, com Romeu i Julieta, com tants altres personatges literaris, intenten construir escenaris de diàleg que massa sovint són destruïts per la negació de la paraula i la imposició del rencor i l’odi. El drama és també un crit de llibertat contra l’opressió que ofega les identitats que es rebel.len i que lluiten per no desaparéixer.

No cal dir que la història és molt més complexa del que es planteja a l’obra, que té molts matisos, que no hi ha bons i roïns en termes absoluts. El teatre necessita del conflicte exagerat, de les situacions extremes, dels gestos grandiloqüents. Per això és molt important que la lectura es faça des de la nostra contemporaneïtat, que es contextualitze i s’entenga des del moment de la seua posada en escena. Si observem atents l’obra encara ens ensenya moltes coses que ha d’aprendre la nostra societat, perquè la literatura és també pedagogia en el millor sentit de la paraula. No es traca de revifar velles glòries amb un  esperit acrític, més bé de buscar el millor del nostre passat. Els ciutadans de Sagunt tenim el privilegi d’habitar el paisatge que va canviar la història d’Europa, compartim l’escenari que va donar lloc a la cultura occidental, nosaltres no hem fet cap mèrit, és la nostra herència, però hem de ser mereixedors i correspondre a la nostra sort.

Per això  volem felicitar esta magnífica iniciativa del col.lectiu Passió per Sagunt, reconéixer el seu treball intens i desinteressat, desitjar-los llarga vida en la seua trajectòria,  tant en el cas d’esta representació, com en la de la Setmana Santa o en qualsevol de les que, segur, emprendran en el futur. Estos projectes són necessaris i mantenen viva la flama que mai no s’ha d’apagar. Són una prova que després de la destrucció arriba la reconstrucció, una oportunitat que ens permet corregir els errors i aprofitar els millors valors com a base del nostre futur. Gràcies i enhorabona, i que la realitat s’impose a la ficció. L’èxit el teniu assegurat.

Quico Fernández

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: